LADRIDOS DE PROTESTA: LA LUCHA POR LA DIGNIDAD EN “LOS PERROS HAMBRIENTOS”

LADRIDOS DE PROTESTA: LA LUCHA POR LA DIGNIDAD EN “LOS PERROS HAMBRIENTOS”
los perros hambrientos

LADRIDOS DE PROTESTA: LA LUCHA POR LA DIGNIDAD EN “LOS PERROS HAMBRIENTOS”

 Ciro Alegría Bazán (1909-1967) nacido en Sartimbamba (La Libertad), fue un destacado escritor, político, educador y periodista peruano. Su obra “Los Perros Hambrientos”, publicada en 1939, representa la corriente literaria del indigenismo, un movimiento que busca expresar la realidad del indígena desde su propia perspectiva interna del autor en la sierra peruana, marcada por la lucha constante contra las adversidades de la naturaleza. En su obra, Alegría logra una representación auténtica de los personajes indígenas, como seres humanos complejos con emociones y desafíos reales, ofreciendo así una visión más profunda y realista en la sierra peruana como una crítica social, sino que también relata la cultura, las tradiciones y la identidad de un pueblo que resiste y persiste a pesar de las adversidades. Alegría no solo contribuyó significativamente a la literatura peruana, sino que también dejó un legado que sigue resonando en la conciencia colectiva, recordándonos la importancia de la empatía y la resistencia frente al problema. De la obra se extrajeron fragmentos que contienen temas relacionados con la realidad actual.

Como en primer lugar, Ciro Alegría en su obra refleja la dura realidad de la sequía y la solidaridad en tiempos difíciles. A continuación, daremos a conocer un fragmento que narra lo siguiente:

“Para la trilla del trigo fueron otros campesinos de los alrededores, siguiendo la costumbre de la minga. Luego los cuatro cosecharon lo demás, violentando el esfuerzo. Afanosamente desgranaron el maíz, apalearon las habas y espulgaron la quinua”. (Alegría, 1939)

En este fragmento podemos reflexionar sobre las tradiciones agrícolas hacen referencia a la trilla del trigo y la costumbre de la minga sugiere la importancia de las tradiciones agrícolas en la vida de los campesinos. Como bien sabemos la minga es una práctica comunitaria en la que los agricultores se reúnen para ayudarse mutuamente en las labores agrícolas, resaltando la solidaridad y cooperación entre ellos. Asimismo, cabe resaltar el esfuerzo y el trabajo duro de los campesinos puesto que cosechan afanosamente, desgranan el maíz, apalean las habas y espulgan la quinua por lo tanto este fragmento refleja el esfuerzo y la dedicación que requiere el trabajo agrícola. Además, los campesinos realizan estas tareas con intensidad y determinación, enfrentando los desafíos del campo es por ello que podemos decir que son “violentados”. También cabe resaltar que este fragmento de la obra de Ciro Alegría evoca imágenes de trabajo fuerte, tradiciones agrícolas arraigadas y la importancia de la comunidad y la solidaridad en el contexto rural, nos da una descripción detallada de las labores agrícolas y la manera de cómo refleja la vida cotidiana de los campesinos y la dedicación que ponen en su trabajo en la tierra.

Por otro lado, en el siguiente fragmento Ciro describe una escena de armonía, felicidad y vitalidad en la naturaleza, resaltando la belleza de la naturaleza. A continuación, se muestra lo siguiente: 

“Y fue así como aquella mañana vio a las dos hermanas siguiendo al rebaño e iban contentas. Todo invitaba al júbilo. Por aquí y por allá, las chacras plenas de sembríos nacientes. Resplandecía el sol recién salido y su luz tibia chisporroteaba en el rocío madrugador, titilando sobre una yerba que brotaba impetuosamente de la tierra húmeda”. (Alegría, 1939)

El fragmento describe una escena matutina en la que las dos hermanas están siguiendo al rebaño y se muestran contentas, la atmósfera general es de alegría y júbilo, resaltando la armonía y la felicidad que se respira en el entorno. No obstante, la descripción de las chacras llenas de sembríos nacientes y la imagen del sol recién salido que brilla sobre la tierra húmeda y la yerba que crece vigorosamente evocan una imagen de la naturaleza en pleno esplendor y vitalidad, por ello se destaca la belleza y la abundancia de la naturaleza circundante. La referencia a los sembríos nacientes y la yerba que brota impetuosamente sugiere un sentido de renacimiento y crecimiento, asimismo la tierra fértil y el sol radiante simbolizan el ciclo de la vida y la renovación constante que ocurre en la naturaleza. La luz tibia del sol y el rocío madrugador titilando sobre la vegetación transmiten una sensación de esperanza y optimismo. La imagen de la luz que ilumina y resalta la belleza de la naturaleza sugiere un mensaje de positividad y renovación. En este fragmento el autor describe una escena de armonía, felicidad y vitalidad en la naturaleza, destacando el ciclo de la vida, el crecimiento y la belleza que se encuentran en el entorno rural, hace una descripción muy detallada que crea una atmósfera de alegría y optimismo, resaltando la conexión profunda entre las personas y su entorno natural.

El autor de “Los perros hambrientos” en este fragmento describe las cualidades de una mujer, tal como se muestra a continuación: 

“Ella era todavía buena moza. Su cara lucía una frescura juvenil que el dolor no marchitaba aún. Las curvas de sus senos y sus caderas mal se escondían bajo una blusa holgada y la gruesa bayeta. Si el viento le alzaba el pollerón, dejaba ver sus piernas suaves y ocres, como hechas de morena arcilla pulimentada”. (Alegría, 1939)

El fragmento seleccionado de la obra de Ciro Alegría describe a la mujer con una belleza natural y juvenil a pesar de estar atravesando por un momento de dolor, la narración resalta la frescura y la juventud que aún se reflejan en su rostro, a pesar de las circunstancias difíciles que enfrenta. La descripción detallada de las curvas de su cuerpo, como los senos y las caderas, sugiere una sensualidad subyacente que contrasta con la vestimenta modesta y holgada que lleva puesta. Asimismo, la mención de la blusa holgada y la gruesa bayeta que la cubre, junto con la alusión a las piernas suaves y ocres que se vislumbran cuando el viento levanta su pollerón, crea una imagen de vulnerabilidad y feminidad en medio de la dureza del entorno. La comparación de sus piernas con la arcilla pulimentada resalta la suavidad y la textura de su piel, sugiriendo una conexión con la tierra y la naturaleza. En conjunto, este fragmento evoca una imagen de belleza, fragilidad y sensualidad en medio de un contexto rural y áspero, donde la mujer se presenta como un símbolo de resistencia y gracia en un entorno difícil.

El autor en uno de los fragmentos de su obra “Los Perros Hambrientos” describe una escena nocturna en la que los perros del redil están ladrando de manera inusual, enseguida describo o siguiente:

“La noche estaba negra. En el redil ladraban los perros, pero no como siempre, con acento monótono y cansino; su voz tenía ahora un dejo de alarma, de rencor, de contenidos ímpetus. Es el ladrido propio de los perros cuando husmean, en el viento, el acre hedor de los pumas y los zorros”. (Alegría, 1939)

Ciro Alegría en este fragmento narra que la oscuridad de la noche y el cambio en el tono de los ladridos de los perros crean una atmósfera de tensión y alerta en el ambiente, asimismo el lenguaje utilizado, al mencionar que los perros no ladran como siempre, sino con un tono de alarma, rencor y ímpetu, sugiere que los animales están respondiendo a la presencia de una amenaza cercana. La comparación con el ladrido característico de los perros cuando detectan el olor de pumas y zorros en el viento añade un elemento de peligro y misterio a la escena. La descripción de los perros husmeando el aire en busca del olor de depredadores como los pumas y los zorros, revela la sensibilidad aguda de los animales ante el peligro inminente. Este fragmento crea una sensación de suspenso y anticipación, sugiriendo que algo amenazante se acerca al redil y los perros están alertando a sus dueños de la presencia de un peligro potencial. La imagen de los perros en guardia, listos para proteger el rebaño y a la familia, añade un elemento de tensión y drama a la narrativa.

Finalmente, “Los Perros Hambrientos” de Ciro Alegría es una obra que presenta la vida rural de quienes viven en los andes peruanos. Narra la vida de una familia en particular, de los campesinos, y se encuentran en una lucha por sobrevivir en un pueblo adverso. Está centrada en el esfuerzo que realiza cada miembro de la comunidad por mantenerse a salvo, tanto ellos mismos, como también a sus familiares y ganado. La sequía como una cruel fuerza de la naturaleza, simboliza el equilibrio ecológico roto y la vulnerabilidad de la existencia humana. Por otro lado, los perros leales y protectores son corrompidos por la hambruna; de este modo, el autor nos muestra el concepto de animalización a la que la miseria puede llevar al hombre. Con un estilo narrativo evocador y una atención detallada a los personajes y su entorno, "Los Perros Hambrientos" se destaca como una obra que refleja la riqueza cultural y las realidades sociales del Perú rural. La novela de Ciro Alegría es un testimonio poderoso de la vida en las haciendas y la importancia de la familia, la naturaleza y la solidaridad en un contexto marcado por la dureza y la belleza de la vida campesina.

Referencias:

Ciro A. (1909). Los perros hambrientos. Literatura.us. https://literatura.us/ciro/perros.html 

Endara.F. (2024). Los perros hambrientos de Ciro Alegría. https://blog.indoamerica.edu.ec/resenas/los-perros-hambrientos-de-ciro-alegria 

Ciro Alegría - LOS PERROS HAMBRIENTOS - Lecturalia. https://www.lecturalia.com/libro/27832/los-perros-hambrientos

Autores: Vasquez Ticlia Roxana Yosselin, Villa Rodríguez Suyely Yamileth

Te puede interesar