CELEBRACIÓN DEL AGUA

Columnistas 22 de marzo de 2024 Por Diario Actualidad
Por Socorro Barrantes

Cómo no saludar en este día a nuestra hermana agua, como nos hacían pensar Anita y Sergio, para la Cultura Andina todos los seres estamos hermanados. El AGUA cae en mi corazón, lava mi llanto, me deja la frescura de su alma, compartiendo mis penas.  Ella también viene sufriendo tremendamente, el olvido de sus hermanos, los seres humanos.  No todos, ni todas, pues, muchos de sus hermanos siguen siendo asesinados por los poderosos, coludidos con la mayoría de las autoridades que no cumplen con las leyes que protegen el agua, la naturaleza, la diversidad de sus recursos, la vida de los defensores de la naturaleza.  Estos héroes ecológicos vienen desapareciendo impunemente, ninguna autoridad, me atrevo a decir, los defiende con verdadera justicia, sancionando drásticamente a estos asesinos. 

El agua amanece con nosotros, se levanta temprano y esparce el rocío a las hojas silvestres.  Una perla para cada hoja, para cada minuto, para cada segundo de tiempo.  Extiende la cabellera cristalina el río y enjuaga las piedras, dejando libre su corazón, alumbrando la casa de pirca que brilla en las alturas.  El agua no se detiene nunca, arduo trajinar poblando de vida en el universo entero.   Basta una gota de agua para que la plantita se aferre a un resquicio de tierra y florezca en su existencial intento.  Un vaso de agua abre la esperanza de un sediento mendigo que clama piedad. El agua vivifica la tierra y el vientre de la madre y paren las dos, hermosos frutos.

                Pero el AGUA, no necesita de sólo poemas, promesas, leyes, golpes de pecho, el AGUA necesita amor del bueno, requiere que la cuidemos, que le hablemos con nuestras acciones en favor de ella.  La desperdiciamos miserablemente, olvidamos lo que Don Pablo decía:  Educarnos para cosechar el agua.  Mas, para cosecharla hay que sembrarla, cuidarla, crear cosas, tecnología, equipos para llegar a esa bendita cosecha.  Tecnologías, implementos, canales, que si desarrollaron nuestros ancestros, valorando el agua en su verdadera dimensión.  Cumbe Mayo es una muestra de aquella maravillosa tecnología que los ingenieros de hoy no replican, innovan, o promueven.

                Las próximas guerras, decimos, van a ser por EL DERECHO AL AGUA, y no lo creemos.  Seguimos usando el plástico, veneno mortal para el mar, a donde van a parar bolsas interminables, que no sólo ahogarán la vida diversa del mar, sino la vida del planeta.  Igual, ahí están las leyes, en los archivos, en los tachos de basura, embolsadas, precisamente, en un plástico.  En la pared del actual matadero municipal, han colocado un cartel que dice no depositar basura aquí, porque la persona que así lo haga, está siendo filmada y se atendrá a las consecuencias.  Supongo que nadie ha leído el susodicho cartel y nadie ha sido filmado, y nadie ha sido sancionado, es un cartel de humor agrio.

                En fin, quiero celebrar a nuestra HERMANA AGUA, quiero bendecirla, agradecer al Ser Supremo que la creó.  El AGUA, nos da tantas satisfacciones y también penas cuando se enfurece y desborda sus cauces de ventura, como en el párrafo de uno de los poemas, de nuestro amado POETA JAVIER HERAUD: Yo soy el río. / Pero a veces soy/ bravo /y /fuerte /   pero a veces / no respeto/ ni a la vida ni a la muerte. Grande Javier, nos heredó sus versos. Ojalá nos permitan pensar en que acción concreta debo hacer en favor de la SANTA AGUA.

432703542_942661740898257_2427654248452686828_n

Te puede interesar