¿NARCO-PARTIDO APP COMBATIRÁ AL CRIMEN ORGANIZADO DE LA EXTORSIÓN EN LA LIBERTAD?

Columnistas 26 de febrero de 2024 Por Diario Actualidad
Por Jaime Antezana

El 12 de febrero, La Libertad volvió a ser declarada en estado de emergencia por todo lo alto. Y, desde esa fecha hasta hoy, no pasa nada. La extorsión, el secuestro, los robos y los homicidios por el sicariato siguen. Además, el estado de emergencia acuñadinista, según los acuerdos Boluarte-Acuña, está incompleto: la base militar no se ha instalado en Trujillo y, hasta ahora, no han arribado los 200 efectivos de la Dinoes.

En los hechos, es un estado de emergencia en el papel. Es precisamente en plena plasmación de la nueva emergencia que sucedió las amenazas a Paolo Guerrero, a través de su mamá, "Doña Peta", y la tensión que generó con el club César Vallejo. 

Y la solución de esa tensión, que allanó el impasse entre Guerrero y el club César Vallejo, no tiene nada que ver con el estado de emergencia, ni la labor de la PNP para desarticular a las bandas. La salida vino de otro lado. 

En efecto, el acuerdo para que Guerrero cumpla con el contrato y juegue por Vallejo es que le darán "seguridad privada". Y, dicho sin mucha fuerza, que se coordine con la PNP para que capture a los responsables de las amenazas y vayan a la cárcel.

Eso fue todo. Mientras tanto Trujillo y La Libertad siguen a merced de las bandas criminales con una emergencia en el papel e incompleto. Es más, cada día que pasa, parece humo, demagogia. Un fetiche.

La PNP en su afán de mostrar eficiencia, el fin de semana, capturó a tres jóvenes, entre ellos a una mujer, sindicándoles como los autores de las amenazas. Los presentó como parte una banda que no son "Los Pulpos".

Todo indica que es un chivo expiatorio. De paso, como lo han hecho todos, "desaparecieron" a "Los Pulpos", la banda criminal más verraca y cuajada del norte y el país. Están sacrificando a tres jóvenes como una muestra de eficiencia.

¿Por qué ocurre eso? Para responder esa pregunta hay que recuperar la dimensión de la realidad. O volver a ella. Hay que llamar a las cosas por su nombre: APP es uno de los narco-partidos u organización criminal que emergió de Trujillo.

El hecho que no sea investigado por esos delitos no significa que no lo sea. Forma parte nuclear del actual, como lo llama César Hildebrandt, del congreso del hampa o delincuencial. Basta de hipocresías.

Ahora bien, ¿puede un narco-partido u organización criminal combatir al crimen organizado de la extorsión, secuestro, sicariato? La respuesta es no. Una organización criminal no combate a las bandas criminales.

lalupa.pe-la-libertad-gobernador-regional-cesar-acuna-designo-a-16-funcionarios-en-cargos-que-no-existen

 

 

Te puede interesar